¿De qué me sirve tener
Una Identificación

La Registraduría con los Niños y Niñas

Un hombre despierta una mañana, se arregla, sale de su casa y nota que nadie se da cuenta de que existe.

Intenta hablarle a alguien y no le escucha, otros pasan por su lado como si no estuviera e incluso parece que pudieran ver a través suyo.

Empieza a pensar que tal vez está soñando o que está muerto y se ha convertido en una especie de fantasma.

Eso, que le pasa a un personaje de un cuento del escritor colombiano Jaime Jaramillo Escobar, es más o menos lo que nos pasaría si no tuviéramos una identidad.

Cuando llamaran a lista en tu colegio, no aparecerías porque no habrías podido matricularte.

Si te enfermaras y tuvieras que ir a un hospital, no te atenderían porque ni siquiera sabrían que estás ahí.

Y aunque no lo creas, hay personas a las que les pasa eso.

Todos necesitamos una identificación. Es la forma en que todos saben quién eres. Así es como puedes exigir tus derechos.

Si aún no has cumplido los 7 años de edad, la forma en que puedes identificarte es con el Registro de Nacimiento, que tus padres deben sacar por ti apenas naces.

Y después de los 7, puedes tener tu tarjeta de identidad, en la que aparece tu nombre, tu foto y tus huellas digitales.

Con ella, todo el mundo puede saber quién eres. No la pierdas.

Tú también ayudas a construir la democracia.