Oportunidad para el sufragante

Inscripción de cédulas, una oportunidad para el sufragante y, ¿una excusa para la trashumancia?

Recién se habla de las elecciones de autoridades locales 2015 y la apertura del periodo de inscripción de cédulas para facilitar la votación y la Registraduría Nacional del Estado Civil debe prepararse para el delito de trashumancia.

Aunque falta un año para que en Colombia se efectúen las elecciones de autoridades locales 2015, ya los diversos sectores relacionados con este proceso electoral, entes gubernamentales, partidos políticos y veedores, entre otros, están trabajando de cara a lograr unos comicios exitosos.

El pasado 12 de septiembre la Registraduría Nacional del Estado Civil dio a conocer el calendario electoral para dichos comicios y a partir del 25 de octubre de 2014, los colombianos y extranjeros residentes en Colombia pueden iniciar la inscripción de su cédula de ciudadanía por cambio de lugar de domicilio o residencia.

La inscripción de cédulas ha evolucionado ampliamente con el paso de los años, es así como hasta hace un tiempo los nuevos ciudadanos, es decir quienes recién adquirían su mayoría de edad, debían acercarse al puesto de votación más cercano a su residencia e inscribir su cédula de ciudadanía, a fin de garantizar el poder votar fácil y cómodamente. Desde hace varios años esto ya no es necesario, pues al momento de expedir la cédula de primera vez, el nuevo ciudadano queda registrado en el puesto de votación más cercano a la dirección reportada como lugar de domicilio.

Otro de los avances que ha tenido la inscripción de cédulas, corresponde a lo establecido por la Ley 1475 de 2011, donde el plazo para quienes necesiten realizar cambios en su inscripción inicia un año antes de la elección y se cierra dos meses antes de la fecha de los comicios, para el caso de la elección de Autoridades Locales 2015, a partir del 25 de octubre de 2014 y hasta el 25 de agosto de 2015, se podrán efectuar modificaciones en las inscripciones de cédulas con el fin de acercar el puesto de votación al lugar de residencia y facilitar el sufragio el día de las elecciones.

Teniendo en cuenta que estas votaciones abarcan diversas corporaciones políticas: gobernadores, alcaldes, concejos, asambleas y juntas administradoras locales, se presenta una avalancha de inscripciones por el fenómeno conocido como trashumancia electoral, que de acuerdo con el Código Electoral artículo 389, se define como “Fraude en Inscripción de Cédulas. El que por cualquier medio indebido logre que personas habilitadas para votar inscriban documentos o cédulas de ciudadanía en una localidad, municipio o distrito diferente a aquel donde hayan nacido o residan, con el propósito de obtener ventaja en elección popular (…)”

¿Por qué se habla del fraude por trashumancia para las elecciones de Autoridades Locales 2015 y no se contempló este delito en las pasadas elecciones 2014?

La respuesta se encuentra en el tipo de elección a la que los colombianos se ven enfrentados. Para las elecciones de Congreso y Presidente de 2014, los ciudadanos elegían representantes a nivel nacional, por lo que la tarjeta electoral tenía los mismos inscritos en los 32 departamentos. En las próximas elecciones, se elegirá una autoridad local por lo que el ‘trasteo’ de votos, delito concebido como trashumancia, puede ejecutarse con mayor probabilidad.

Es así como, en estas elecciones, el ciudadano no puede votar en cualquier lugar del país, ya que siempre deberá sufragar en el lugar en donde se encuentre inscrita su cédula.

Por su parte, en las elecciones de autoridades locales 2015, cada departamento, municipio o localidad elige su representante a fin de que trabaje directamente por la zona en la que es elegido, un ejemplo de ello se encuentra en Bogotá, ciudad en la que se eligen Juntas Administradoras Locales (JAL), las cuales velan porque la localidad representada obtenga beneficios en pro de la comunidad que los eligió. Para votar por cualquiera de estas corporaciones es necesario:

En el caso de gobernación y asambleas, residir en el departamento donde se quiere ejercer el derecho al voto.

Para alcalde y concejos, vivir en el municipio donde se desea elegir dirigente.

En referencia a las Juntas Administradoras Locales, la persona debe habitar en la localidad o zona a la que pertenece la JAL.

Bajo esta dinámica, se plantea la trashumancia, ya que interesados en lograr curules efectúan inscripciones en municipios diferentes a los de residencia del ciudadano, con el fin de que sea elegido el candidato de su conveniencia.

En un estudio efectuado para la Registraduría Nacional y con lo determinado mediante resolución por el Consejo Nacional Electoral, Para el 2011, fecha en la que se eligieron autoridades locales, 122 mil 729 cédulas de ciudadanía fueron procesadas por trashumancia, siendo Antioquia, Boyacá, Risaralda, Cundinamarca, Bolívar, Meta, Sucre, Córdoba y Quindío, los departamentos donde se sancionó en mayor medida este delito electoral.

Por otra parte, se evidenció que en diez departamentos del país, se ha presentado históricamente dicho fenómeno: Nariño, Atlántico, Norte de Santander, Magdalena, Putumayo, Antioquia, Boyacá, Cesar, La Guajira y Casanare, estos tres últimos registraron el mayor porcentaje de este delito.


Compartir publicación:

Ir a sitio del SICE

Ir a sitio del SICE