Electoral

Oficina de Comunicaciones y Prensa
Consultar

A cerrar la brecha electoral

Editorial


Por. Carlos Ariel Sánchez Torres


Registrador Nacional del Estado Civil

Culminado el proceso de elección de autoridades locales en cuya preparación la Registraduría Nacional del Estado Civil trabajó durante más de un año, surgen algunas reflexiones sobre los retos de la Organización Electoral para los comicios de 2014 y 2015.

En el año 2000 la Registraduría Nacional del Estado Civil comenzó la primera etapa del Programa de Modernización Tecnológica (PMT I), que tuvo continuidad con la segunda etapa desarrollada entre 2005 y 2010 (PMT II). En la primera década de este siglo y con una inversión cercana a los US$200 millones Colombia logró ponerse a la vanguardia mundial en materia de identificación biométrica. Hoy en día todos los colombianos tienen una cédula amarilla con hologramas, un documento uniforme, parametrizado y con altos estándares de seguridad.

Actualmente el Sistema Automatizado de Identificación Dactilar, AFIS (por sus siglas en inglés) de la Registraduría Nacional del Estado Civil de Colombia almacena cerca de 750 millones de huellas dactilares de colombianos, desde 1952 a la fecha, incluyendo no sólo a los mayores de edad sino también a los jóvenes mayores de 14 años que cuentan con tarjeta de identidad biométrica, y los varios juegos de huellas de quienes en algún momento han tramitado duplicados o rectificaciones de sus documentos.

El AFIS permite hacer búsquedas 1 a 1, para cotejar que la huella de una persona sí corresponde efectivamente a su titular, al comparar la huella con la información encriptada de la cédula de ciudadanía o con la información que reposa en las bases de datos de la Registraduría Nacional, y búsquedas 1 a N, para determinar entre el universo de datos a quién corresponde una huella determinada.

La principal característica del sistema de identificación colombiano es que la base de datos AFIS se comunica con la base de datos de registro civil, que contiene información del nacimiento, matrimonio y defunción de todos los colombianos. Por ello es posible que a partir de una huella dactilar, o incluso un fragmento de una huella, se pueda identificar no sólo a la persona a quien pertenece sino adicionalmente obtener los principales datos biográficos de ese colombiano.

Este banco de huellas es un patrimonio del Estado Colombiano que puede ser aprovechado para evitar fraudes por suplantación en el sector salud, de pensiones, en la banca, en el transporte, los seguros y por supuesto en el campo electoral.

Resulta inconcebible que Colombia tenga uno de los sistemas de identificación más modernos del mundo y también tenga uno de los sistemas electorales más anquilosados: Acá las elecciones se siguen haciendo con toneladas de papel, con formularios diligenciados a mano y con enormes posibilidades de error humano, tal y como se hacían hace 70 años.

Así como Colombia logró en una década renovar por completo su sistema de identificación, la tarea que viene ahora es cerrar la brecha con el sistema electoral, para que durante la preparación y realización de los comicios se puedan aprovechar las ventajas de poder garantizar la plena identidad de votantes, candidatos, testigos, escrutadores, claveros y demás actores del proceso electoral a partir de su huella dactilar.

Para estas elecciones el Gobierno Nacional asignó $10.000 millones para aplicar identificación biométrica en municipios con alto riesgo de fraude por suplantación de votantes, de acuerdo con el mapa de riesgo elaborado por la Registraduría Nacional. La dificultad para extender este beneficio a otras zonas del país es de índole presupuestal, ya que actualmente el alquiler de cada lector de huella tiene un precio elevado.

Sin embargo, en la medida en que otras entidades del Estado así como la empresa privada empiecen a aprovechar las ventajas de la identificación biométrica en el desarrollo de sus actividades cotidianas, será posible pensar que en los próximos comicios la identificación biométrica esté presente en todo el país en todas las etapas preparativas de las elecciones, así como en el día de los comicios, y que el Programa de Modernización Tecnológica, que ya se desarrolló en materia de identificación, pueda llegar al área electoral.

La Registraduría Nacional del Estado Civil nació hace ya casi 63 años con dos misiones claras: identificar a los colombianos y organizar las elecciones. Esta unión de misiones se entiende por la necesidad de garantizar un censo electoral ajustado a la realidad. Luego de haber depurado más de 4 millones de registros civiles de defunción gracias al PMTII, se entiende la urgencia de cerrar la brecha electoral y contar con unos comicios dignos del Siglo XXI en materia de presupuesto y tecnología.


Boletín informativo Registraduría Nacional del Estado Civil

Si aún no recibe la información de la Registraduría Nacional del Estado Civil en su correo electrónico.

Compartir publicación:

Ir a sitio de Primero la Niñez

Ir a sitio de Primero la Niñez