Calendario para las elecciones atípicas, logística y planeación

Por: Dr. Campo Elías Rivera Pico

Registrador Delegado en lo Electoral

cerivera@registraduria.gov.co

 

Con ocasión de la elección atípica de alcalde de Magangué, Bolívar, celebrada el pasado 5 de julio, la Registraduría Nacional del Estado Civil remitió dos comunicaciones a la Misión de Observación Electoral, MOE, en las que se hicieron precisiones sobre la normatividad vigente para este tipo de procesos electorales y el rol desarrollado por la Entidad. A continuación se presentan los principales apartes, que contribuyen a la pedagogía electoral.

 

Al abordar el análisis de los calendarios electorales para elecciones por fuera del calendario ordinario, es necesario aclarar, la situación jurídica especial que se aplica en elecciones atípicas de alcalde por falta absoluta, como el caso de Magangué.

 

El artículo 107 de la Ley 136 de 1994 disponía que en caso de falta de absoluta de un alcalde, el Gobernador respectivo, en el Decreto de encargo señalará la fecha de la elección del nuevo alcalde, la cual debía realizarse dentro de los dos meses siguientes a la expedición de citado decreto. Este artículo fue declarado inexequible por la Corte constitucional en sentencia C- 488 de 1997 en la que señalo lo siguiente:

 

“Uno de los efectos de una declaratoria de inexequibilidad de una disposición es que se restauran ipso-jure, siempre y cuando no sean contrarias al ordenamiento constitucional, las normas que habían sido derogadas por las disposiciones declaradas inconstitucionales en la sentencia. Esto significa entonces que las normas precedentes a las leyes 136/1994 y que regulaban el tema, a saber los artículos pertinentes de las leyes 78 de 1986 y 49 de 1987, reviven y son aplicables para llenar este vacío legal…..” . “ finalmente, si subsisten vacíos de regulación, la Corte considera que, conforme a principios clásicos de integración normativa, estos pueden ser llenados recurriendo a las disposiciones estatutarias que regulan la revocatoria del mandato, en especial a los artículos 13, 14 de la Ley 131 de 1994, y 73 y 74 de la Ley 134 de 1994, pues se trata de una situación semejante.”

 

De acuerdo con esta sentencia, cobró vigencia la Ley 49 de 1987, la cual en su artículo 8 dispone: “ en el decreto de encargo se señalará la fecha para la elección del nuevo alcalde, la cual deberá realizarse dentro de los dos meses siguientes a la expedición del decreto ….- “

 

Como se observa, el término que da la ley para la elección de nuevo alcalde al presentarse una falta absoluta es perentorio, es decir se debe realizar dentro de los dos meses siguientes a la expedición del decreto de encargo por parte del Gobernador.

 

Lo anterior se traduce en que a la Registraduría Nacional del Estado Civil, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 266 de la Constitución Política y en concordancia con los dispuesto del decreto 1010 de 2000, le corresponde fijar el calendario electoral para tales eventos teniendo como base el decreto de convocatoria que expide el correspondiente Gobernador y la sentencia C-448 de 1997.

 

Ahora bien, respecto al límite de instalación de mesas de votación en sitios autorizados por la Ley, el término se tiene en cuenta en razón a que la División Política Administrativa se actualiza permanentemente en la medida que los Concejos Municipales expidan los acuerdos respectivos, de tal suerte que al programarse una elección atípica, para la ubicación de mesas de votación se tienen en cuenta los sitios que cumplan con esta disposición.

 

La solicitud de listas de Jurados de Votación se lleva a cabo una vez se conoce el decreto de convocatoria a la elección. Con relación a la designación y publicación de las listas de jurados se cumplen con los términos establecidos en el Código Electoral: 15 días hábiles antes de la elección respectiva y su publicación se lleva a cabo en los 10 días calendario antes de la elección de acuerdo con el artículo 105 del Código Electoral.

 

En cuanto a la suspensión a la incorporación de cédulas del Censo Electoral y la exclusión de cédulas de miembros activos de la fuerza pública, se cumple con lo establecido en el Código Electoral es decir que al censo electoral para la elección de respectivo municipio solamente se incorporan las cédulas expedidas 4 meses antes de la elección y se excluyen los miembros activos de la fuerza pública informadas por los distintos comandantes de la Fuerza Pública.

 

Con relación a la Publicidad Política, una vez inscritos los candidatos pueden hacer uso de este derecho, el cual de acuerdo con el artículo 2 del decreto 1134 de 1988 debe finalizar el lunes anterior a la fecha de la elección.

 

Referente a la designación de los lugares donde funcionarán las mesas de votación, una vez se convoca a la elección, el Registrador Municipal, de acuerdo con el artículo 10 de la Ley 6 de 1990, expide la correspondiente resolución en coordinación con el Alcalde respectivo.

 

La Inscripción de candidatos para el caso de las faltas absolutas no se rige por el artículo 2 de la Ley 163 de 1994, de acuerdo con lo dispuesto en la sentencia C 448 de 1997, que hace remisión expresa al artículo 71 de la Ley estatutaria 134 de 1994, la cual señala que dicho plazo vence 20 días antes de la respectiva elección. Para la modificación se aplican los cinco días establecidos siguientes al vencimiento de la fecha de inscripción de acuerdo con lo establecido por el artículo 2 de la Ley 163 de 1994.

 

En cuanto a la selección de los delegados del Consejo Nacional Electoral, ésta no se incluye en el calendario dado que este hecho se da sólo si en la Comisión Escrutadora Municipal no hace la respectiva declaratoria de elección como un hecho excepcional en la medida que la declaratoria de elección legalmente le corresponde a la Comisión escrutadora Municipal que designan el Tribunal Superior del Distrito Judicial correspondiente.

 

Por último, el reemplazo de alcalde en caso de muerte, se prevé dentro del respectivo calendario electoral el miércoles anterior a la elección, de acuerdo con el artículo 31 de la Ley 78 de 1986.

 

 

Tecnología y transparencia

 

Entre las medidas adoptadas por la Registraduría Nacional del Estado Civil para la elección de alcalde de Magangué, así como en otras elecciones atípicas celebradas este año, se cuentan las siguientes, encaminadas a garantizar absoluta transparencia en el proceso electoral:

 

1. Se cambiaron todos los funcionarios de dicha Registraduría tanto del sector urbano como del rural, por personal de la Sede Central y otros departamentos, más otros funcionarios de apoyo, esto es,  profesionales altamente calificados y con amplia experiencia en elecciones.

 

2.- Todos los formularios y tarjetas electorales, fueron elaborados por la propia Registraduria en la ciudad de Bogotá, bajo un estricto control de seguridad no sólo en su estructura material, sino en su cadena de custodia.

 

3.-Para contrarrestar las amenazas de suplantación de electores, así como brindar seguridad en el cómputo de votos por parte de los jurados, se pusieron en práctica, las tecnologías, destinadas a la plena identificación del elector mediante sistemas biométricos y grafólogos, así como la digitalización y entrega de imágenes del formulario E-14 a los interesados para que con base en ellos hicieran las observaciones y reclamaciones a que hubiere lugar.

 

3.-Se pusieron en funcionamiento mesas de justicia en cada puesto de votación, para recepcionar las denuncias y quejas sobre posibles delitos contra el sufragio.

 

 

El proceso electoral lo prepara la Registraduría hasta el momento en que empiezan las elecciones; a las 8:00 am del día de elecciones el proceso queda en manos de los jurados de votación que son funcionarios transitorios ajenos a la Registraduría, a quienes previamente se les ha dado la suficiente capacitación y que son los encargados de llevar a cabo el proceso hasta el escrutinio de mesa.

 

Los documentos resultantes de esta primera etapa, son entregados a los claveros, que son personas calificadas ajenas a la Registraduría, quienes se encargan de su guarda y custodia, para ser entregados a las comisiones escrutadoras, las cuales están integradas por jueces y Registradores de Instrumentos Públicos, altamente calificados, nombrados por el respectivo Tribunal del Distrito Judicial, y que también son ajenos a la Organización Electoral, encargados de llevar a cabo el escrutinio, resolver las reclamaciones y declarar la elección.

 

Es de anotar, que tanto en el escrutinio de mesa como en el escrutinio municipal de Magangué y de otras elecciones celebradas este año, no se presentó ninguna reclamación por parte de candidatos o sus apoderados, lo cual dice de la transparencia y conformidad observada por los más interesados en el resultado.

 

Igualmente, ninguna autoridad de investigación o control, así como la misión de observación de la OEA, ha tenido algún reparo respecto de la actuación de la Organización Electoral.

 

Una amable sugerencia de nuestra parte, es que no se designen por parte de la MOE, observadores de la misma región, como sucedió en algunos puestos en Magangué, ya que esto le resta un poco de objetividad a la vigilancia del proceso.

 

Por estas razones de orden logístico y legal que aplicó la Registraduria Nacional del Estado Civil, la entidad espera que la MOE haga una observación separada o individual de la acción de la Registraduria, la cual es completamente ajena a fenómenos externos, como la compra y venta de votos, delitos que son cometidos por agentes sobre los cuales no tiene control ni competencia esta Entidad.